El mal dormir se convierte en mal vivir Los trastornos del sueño no son una patología grave en sí misma, pero tienen serias implicaciones en la vida diaria
Fotógrafo: Cortesía 13/SEP/2017 Por Carmen Meza Culiacán, Sin.- Los problemas para dormir son una de las manifestaciones más típicas de los trastornos del sueño.

Si bien contar ovejas durante la noche no resulta en la búsqueda de conciliar el sueño.

Es necesario detectar el problema, ya que existen más de 100 tipos de trastornos, señaló Israel Diarte Arellano, médico internista del Sector Salud.

“¿Cuándo diríamos que una persona tiene un trastorno del sueño como tal?, estoy hablando básicamente del mal dormir, porque para trastornos del sueño hay muchos. Del mal dormir por ejemplo, cuando no te puedes quedar dormido, y dos cuando te despiertas en la noche ya no te puedes volver a quedar dormido y, por lo tanto, ya no descansas, tienes el descanso regular o que tenías antes, entonces esto sí es muy importante reconocerlo,  cuándo es temporal o cuándo es permanente, muchas veces el trabajo tuyo te pide que hagas ciertas actividades y te vas a
la cama con las actividades en la cabeza, y te vas a la cama, y estás pensando tanto en tus actividades y no te vas a quedar dormido”, señaló.

Los trastornos del sueño no son una patología grave en sí misma, pero tienen serias implicaciones en la vida diaria: agotamiento físico, bajo rendimiento, sueño diurno, dificultad para cumplir con las obligaciones profesionales, familiares o sociales.

“Pasa mucho cuando lees, una recomendación general sería, no leer y dejar un capítulo incompleto antes de irte a la cama a dormir, a final de cuentas te vas a quedar con el pendiente y no te vas dormir, no vas a poder conciliar el sueño, otra es cuando dormiste en la tarde, si tú eres una persona de  poco sueño, vamos a ponerlo así, de seis horas, pero dormiste una hora completa en la tarde, no te vas a quedar dormido a la hora de siempre, no llamaríamos a eso como tal un trastorno del sueño, ahí sí tendríamos que investigar,  ponerle nombre y apellido, no estoy durmiendo lo suficiente, y por lo tanto no estoy durmiendo lo suficiente y por lo tanto estoy teniendo problemas para mantenerme despierto o alerta”, precisó.

Estos trastornos son: insomnio, hipersomnia, narcolepsia, ronquido y apneas del sueño, parasomnias, síndrome de las piernas inquietas, terrores nocturnos, pesadillas y sonambulismo.

“Hay un trastorno del sueño por dormir horas de más, hay mucha gente que duerme sus 8 horas, 9 horas, 10 horas, y despierta como si no hubiera descansado, sueño de muy mala calidad,
las dos cosas se pueden considerar un trastorno del sueño, y habría que investigar las causas, me voy a enfocar al primero a lo que es el insomnio temprano,    el insomnio tardío, pero insomnio al final de cuentas, el insomnio temprano se puede deber a diferentes causas, al estrés, el hecho de no tener un adecuado proceso del sueño”, indicó.

Su origen es muy variado, ya que en ocasiones, aparecen como efecto de otras enfermedades y constituyen factores de riesgo que favorecen la aparición de otras patologías.

“Habituar al organismo a consumir un medicamento por largos periodos, sin supervisión médica, muchas veces el problema no es darte una pastilla para que duermas, el problema es que no te diagnosticaron en forma adecuada, a lo mejor tienes  depresión, a lo mejor tienes ansiedad, a lo mejor la persona que va a viajar al exterior del país, a lo mejor requiere llevar una cajita con medicamentos para dormir las primeras dos o tres noches, pero ya después va a regularizar su horario depresión   de la tercera edad, por lo tanto el medicamento ya prescrito tiene que revisarse la prescripción y si no hay necesidad de seguirlo tomando hay que dejarlo de tomar”, manifestó.

Israel Diarte Arellano, médico internista del Sector Salud, agregó que debe detectarse el tipo de trastorno para dar un tratamiento con  enfoque multidisciplinar, para su diagnóstico se realiza una  prueba del sueño, que consiste en el registro durante la noche de las variables fisiológicas.


ARG