Tiempo de Opinión
Optan por la opacidad
15, Septiembre 2017
Por Enrique Gutiérrez  

El primer paso para que un gobierno mantenga o recupere la confianza de los ciudadanos es la transparencia en el manejo de todos los recursos públicos que administra. En los últimos años se han tenido avances en ese sentido, pero hay organismos y dependencias que se resisten a transparentar esos dineros y mantienen la opacidad contra todo lo que establece la ley.

En la evaluación reciente que ha hecho la Comisión Estatal para el Acceso a la Información Pública (CEAIP), aparecen ayuntamientos, sindicatos, partidos y dependencias muy mal calificadas de acuerdo a la información que proporcionan a la sociedad.

Es más, los hay que olímpicamente han ignorado todo llamado a hacerlo, y no han cumplido ni con una sola de las obligaciones.

Ya no es el caso de si merecen esos recursos públicos que reciben o no, si son muchos o no, sino de la elemental y legal responsabilidad que tienen de rendir cuentas.

Morena, el Partido del Trabajo deben toda la información, y el Partido de la Revolución Democrática casi igual, pues solo ha cumplido con el 0.88 porciento de sus obligaciones. En ceros también el Sindicato de Trabajadores al Servicio de la Junta Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Guasave, además del STASE, SUNTUAS, el Tribunal Local de Conciliación y Arbitraje y el sindicato de la Junta de Agua Potable de El Rosario.

En el caso concreto del sindicato de la Jumapag, son varios los conceptos por los que recibe recursos públicos, por los que estaría obligado a rendir cuentas, entre otros los siguientes:

1.- La Junta le entrega correspondiente a un salario mínimo por trabajador sindicalizados como cuota anual a la CTM.
2.- Hace el pago de tres teléfonos celulares con gasto mensual de 500 pesos, además de la línea contratada en las oficinas del organismo sindical.
3.- También la junta paga el mantenimiento preventivo y correctivo de todos los vehículos propiedad del sindicato, además de aportarle una cuota anual de 20 mil pesos para la adquisición de nuevas unidades.
4.- La Junta le paga al sindicato 12 mil pesos mensuales para el consumo de gasolina de sus vehículos.
5.- También le entrega recursos públicos para que el sindicato pague el salario de una trabajadora que laboraría como auxiliar administrativo en las oficinas del sindicato.
6.- Le paga el servicio telefónico, de internet, agua potable y energía eléctrica que genere la operación de las oficinas del sindicato.
7.- Le entrega recursos públicos para que pague 10 licencias de manejo a trabajadores sindicalizados.
8.- La junta le entrega 30 mil pesos anuales al sindicato para la posada navideña de sus miembros.
9.- Les hace llegar recursos públicos por 36 mil pesos anuales para el mantenimiento del edificio propiedad del sindicato.
10.- La Junta también paga lo equivalente a  2.5 salarios mínimos cada año por cada trabajador sindicalizado para la festividad del aniversario del sindicato.
11.- La Junta paga al sindicato mil pesos mensuales para gastos de papelería.
12.- La Junta paga mil pesos mensuales por concepto de renta del edificio del local sindical.

Estos son solo algunos de los conceptos por los que el sindicato de la Jumapag recibe recursos públicos, que por ley está obligado a transparentar, lo que no ha hecho hasta el momento y nadie lo ha sancionado por ello.

No se trata de que sea mucho o poco, pues finalmente por lo que haya sido, por complicidades o chantajes, o bien que esto sea lesivo y ponga en un predicamento la operación de la Jumapag, esos recursos están contemplados en el Contrato Colectivo de Trabajo que rige la relación laboral.

Sin dejar de reconocer que eso y más merece la clase trabajadora, sindicalizada o no, lo menos que se puede pedir como sociedad es que el uso de esos recursos públicos se transparente y se tenga la mayor certeza posible de que efectivamente se están aplicando adecuada y honestamente, llegando a quienes están dirigidos.

FACEBOOK Enrique Gutiérrez
TWITTER @ENRIQUEGUTIERR
CORREO egutierrez@rsn.com.mx