ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
25, Abril 2018


CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
TIEMPO DE OPINION
El eslabón más débil
08, Enero 2018
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

El espectro laboral el eslabón más débil es el de los jornaleros agrícolas, y más si se trata de indígenas traídos de diferentes estados del país a trabajar a Sinaloa.

Con frecuencia la ignorancia y necesidad de estos trabajadores se conjuga con la voracidad de malos empresarios agrícolas y la omisión y hasta descarada complicidad con la parte patronal de las instancias de gobierno que deberían encargarse, precisamente, del trato respetuoso de justo de este grupo.

Y a esta cadena de abusos se suman también organizaciones sindicales que a cambio de cuotas económicas de las empresas se convierten en tapadera de toda clase de excesos.

El caso de la mujer que parió y cuyo producto murió hace unos días en un albergue de jornaleros en la zona de Leyva Solano en el municipio de Guasave, sin atención médica alguna, solo es una muestra de toda esta serie violaciones a los derechos de estos trabajadores.

Salvo muy pocos ejemplos de empresas agrícolas que brindan una atención de primer nivel a sus trabajadores, como es el caso de San José en Guasave y San Isidro en Culiacán, entre otras, la mayoría aprovechan la ignorancia y necesidad de trabajadores traídos de otros estados del país para someterlos a severa explotación.

Estos avances son buenos, pero lo que se debe buscar es que esto no sea la excepción, sino la regla en el trato a los jornaleros.

De acuerdo a las cifras que maneja el INEGI, en el país se cuenta con aproximadamente 2.5 de jornaleros agrícolas, de los cuales aproximadamente el 40 por ciento procede de comunidades indígenas, y que ni tan siquiera hablan el español.

Los abusos contra estos trabajadores inician desde la manera en que son “enganchados” y trasladados desde sus estados de origen a los campos sinaloenses, bajo promesas falsas, en vehículos inadecuados y mala alimentación.

Lo que sucedió en el albergue de Leyva Solano muestra el desgano de las autoridades responsables de atender a estos trabajadores, al permitir que no cuenten con seguridad social, les paguen bajos sueldos, los tengan verdaderas pocilgas insalubres y hasta les quiten lo que ganan a través del funcionamiento de una especie de “tiendas de raya”.

Creo que sociedad y gobierno tenemos una añeja y extraordinaria deuda con estos trabajadores, para terminar con las atrocidades que se cometen con ellos, exigiendo a las autoridades que vigilen efectivamente a las empresas castigando a aquellas que incumplan con la normatividad, reconozca a las que si lo hacen y se exhiba a vividores falsos líderes sindicales se convierten en parte de la cadena de explotadores.

FACEBOOK Enrique Gutiérrez
TWITTER @ENRIQUEGUTIERR
CORREO egutierrez@gmail.com

Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
El Bronco presume la cantidad de mensajes que le llegaron
El Bronco presume la cantidad de mensajes que le llegaron
¡Maravillosa y genial primera Carrera Pedestre RSN Mazatlán!
¡Maravillosa y genial primera Carrera Pedestre RSN Mazatlán!
Sinaloa en los ojos del mundo
Cientos disfrutan de primer día del mirador de cristal
Reportan “sitiado” El Tamarindo por gente armada
Estará el Tianguis Turístico lleno de color
Elaboran jabones y usan el amor como perfume
Ponen toda la ‘carne al asador’ para el Tianguis Turístico 2018
Vive una cuesta cargada de aventura en Mazatlán
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
TWITTER